• graficadigitale

Conversión de Nuestro Padre San Agustín



HACER CLIC SOBRE LA FOTO PARA VER LA GALERÍA COMPLETA

El camino de conversión en San Agustín se inicia con un proceso que va de lo exterior a lo interior para luego salir fuera; es un ir pero no para instalarse “adentro” sino para descubrirse y descubrir que Dios habita en nuestro interior y desde allí regresar al mundo después de una vuelta al corazón. Lo acontecido en la noche del 24 al 25 de abril del 387 supuso un cambio radical en su vida; fue la noche de su incorporación a Cristo, la noche de su bautismo. Aquel momento fue la culminación de un largo proceso de conversión a Dios que había comenzado muchos años antes, y que se prolongaría durante toda su vida. A sus cuarenta y seis años aproximadamente, escribiendo sus Confesiones expresaba: “La casa de mi alma es demasiado pequeña para que tú entres en ella: agrándala tú. Está en ruinas: repárala” (Conf. 15,6). Las experiencias personales son, precisamente, personales; y lo más probable es que no sintamos nada de lo que Agustín sintió; pero es que la cuestión decisiva no está en el sentir sino en el encuentro que cada quien puede tener con Cristo; no importa que no tengamos lámparas o nos falta aceite como a las vírgenes de la parábola (Mt. 25,1,13), lo importante es que Cristo en cualquier momento puede llegar y hay que salir a recibirlo, estar atentos a su encuentro. “¿Dónde, pues, te encontré para conocerte, sino en Ti sobre mí?”(Conf. 10,26,37).


42 vistas

Contacto

Colegio San Agustín Penonomé

Urbanización Miraflores, Vía El Coco, Penonomé

Correo electrónico: colsape09@gmail.com

Teñefono: 997-8094